• CENTENARIOS 2022


    ¡Un año grande para OMP!
  • CAMPAMENTO INFANCIA MISIONERA


    ¡Abiertas las inscripciones para este verano!
  • GUÍA “COMPARTIR LA MISIÓN”


    Experiencias de voluntariado misionero para jóvenes
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

En gran parte gracias a los donativos de los niños, La Diócesis de Ávila aportó a Infancia Misionera 12.384,88 Euros en 2020


 Con el lema “Con Jesús a Jerusalén ¡Luz para el mundo” Este domingo 16 de enero los niños españoles tienen una cita con la Jornada de Infancia Misionera.

Un gran día en el que también los niños abulenses, ejercen como pequeños misioneros ayudando a los niños de países de misión. Con alegría colaboran con su oración, con su esfuerzo, animando a los mayores a colaborar y con sus donativos.

En gran parte gracias a los donativos de los niños, La Diócesis de Ávila aportó a Infancia Misionera 12.384,88 Euros en 2020

 Con estos donativos, se pueden apoyar proyectos de evangelización, educación y salud dirigidos a los más pequeños y sus madres, para que puedan nacer, crecer con dignidad, comer, estudiar…

Desde España, Infancia Misionera envió en 2021 1.933.313,21 €, que llegaron a más de 300.000 niños en 34 países.

¡GRACIAS!

 


Abiertas las inscripciones para la II edición de #CorrePorElDomund

Por segundo año y con novedades importantes, Obras Misionales Pontificias lanza la carrera por el Domund. En formato virtual y con diferentes distancias, el usuario podrá practicar deporte mientras colabora con el trabajo que realizan los misioneros en los lugares más desfavorecidos del planeta. Este año, y como principal novedad, la organización ha contado con la ayuda de patrocinadores que han querido ligar su imagen a la del Domund. Esto permite, además, ofrecer camisetas conmemorativas para los participantes que lo deseen.


Se trata de una camiseta técnica, de un material excelente para hacer deporte y que cuenta con unidades limitadas, por lo que la organización invita a todos a inscribirse cuanto antes. Durante el proceso de inscripción, el usuario podrá elegir entre recibirla en su casa por un precio mayor o recogerla en su delegación de misiones de forma gratuita. Además, al ser una actividad para todos los públicos, también hay una camiseta para niños. Un modelo especial, con tallas pequeñas para fomentar que sea una actividad en familia. Para quienes no deseen hacerse con la camiseta, contamos con un "dorsal cero".

"Es una ocasión única para colaborar de dos formas con el Domund" – declara José María Calderón, director de las Obras Misionales Pontificias en España – "además del donativo realizado con la inscripción, cada vez que te pongas la camiseta estarás mostrando a los demás que tú apoyas al Domund, que estás con los misioneros". Y es que la prueba, que no tiene un afán competitivo, pone también a disposición de los participantes una app para poder entrenar y competir contra el resto de usuarios. La aplicación Corre por el Domund estará disponible durante los meses de septiembre y octubre para los sistemas operativos iOS y Android.

Esta iniciativa surgió el pasado año a raíz de la pandemia de COVID19. "Lo que está claro es que estamos ante un cambio en los modelos de actuar de la sociedad, y por ello las misiones tenemos que buscar también nuevas formas de estar presentes entre las personas" – comenta Calderón.

En las próximas semanas iremos conociendo más novedades sobre la carrera como pueden ser las actividades para los colegios. Esta es una acción de sensibilización y por ello se proponen diferentes iniciativas dentro de un proyecto multidisciplinar escolar para realizar en los centros educativos.

Desde hoy las inscripciones están abiertas en correporeldomund.es y cualquiera que lo desee puede apuntarse, elegir la distancia que desea recorrer y empezar a entrenar. Será en la semana previa a la Jornada del Domund cuando comience la entrega de camisetas y la carrera por el Domund. Pero no solo se puede correr: también se puede caminar, solo o acompañado, pero siempre respetando las normas sanitarias. Lo importante es el Domund y los misioneros. Y saber que, gracias a nuestra colaboración, la Iglesia puede estar presente y hacer una gran labor social en gran parte del mundo.

 

Comienza en nuestra Diócesis de Ávila la semana de Oración por las Vocaciones y Vocaciones Nativas.

 

 


Semana del 26 al 30 de Abril, “maratón de oración” en los colegios. Cada día de la semana uno de los colegios comenzará el día orando por las vocaciones. Así, hoy lunes comienza el colegio diocesano Pablo VI, para dar el relevo el martes al colegio de la Milagrosa, el miércoles a Las Nieves, el jueves al colegio diocesano Asunción de Nuestra Señora, y el viernes al colegio Santísimo Rosario (Mosén Rubí). También se unirá el colegio Amor de Dios (de Arévalo) y el de la Divina Pastora (de Arenas de San Pedro).

 Desde las 10 de la mañana del jueves 29 hasta las 10 de la mañana del viernes 30, “24h de oración por las vocaciones” estarán orando por las vocaciones, en turnos de una hora, las diversas órdenes y congregaciones de nuestra diócesis. Por motivos de la pandemia lo hará cada comunidad en su casa. Eso sí, el último turno (de 9 a 10 del viernes 30), será en la capilla de las Nieves, en la calle Reyes Católicos, abierto a los fieles que quieran participar.

 Viernes 30 se celebrará una Vigilia de oración por las vocaciones. Será en el ICM a las 20:15h, y estará presidida por nuestro obispo D. José María, y preparada por los seminaristas de nuestra diócesis

Efrain González, misionero abulense en la India ."trabajamos, porque las vocaciones nativas es el futuro de la Iglesia, no solo en la India, sino en la Iglesia Universal"


 Mi nombre es Efraím González, miembro del Instituto de los Hermanos de la Sagrada Familia. Soy abulense, de un pueblecito del sur de la Sierra de Gredos. Llevo 26 años como Religioso Hermano, y desde el año 2007, estoy de misionero en la India, donde nuestro Instituto empezó a trabajar desde el año 2003.
No son muchos 14 años trabajando en la India, comparado con otros misioneros que llevan muchísimo más tiempo, pero son los suficientes para tener una experiencia de misión y conocimiento más claro de la realidad en donde uno vive y colabora. Así pues, desde que estoy en la India, he tenido diferentes funciones y responsabilidades en el campo de la educación, formación y vocaciones, particularmente en el trabajo de la promoción vocacional –“seréis pescadores de hombres”– y en el acompañamiento de los jóvenes candidatos –“venid y veréis”.

A día de hoy, soy el encargado delegado del Provincial en las tierras indianas. Tenemos 54 jóvenes Hermanos indios y 4 novicios y 3 postulantes, y medio centenar de aspirantes en nuestra casa de formación.
Al principio de llegar los Hermanos a la India, el trabajo de la promoción vocacional no fue fácil. Si por un lado la gente está fascinada del trabajo de los misioneros europeos, por otro lado, siempre hay un desconocimiento mutuo y desconfianza. Los indios apreciaban la labor que hacíamos, pero no daban el paso a seguir como Religiosos. En los ámbitos cristianos, la gente es bastante creyente y, a veces, para muchas familias, el que haya un miembro Religioso, especialmente sacerdote o religiosa, era importante para ellas, al menos en el estatus social. En nuestro caso, como Hermanos Religiosos que somos (no somos sacerdotes), el tema vocacional ya es más difícil y arriesgado.

Durante muchos años hemos trabajado mucho y duro. Hacernos visibles, presente, cercanos a las familias y a los jóvenes; ir donde estaban ellos, ver cómo vivían, compartir el pan (el arroz) con ellos, escucharlos, aunque solo fuera a través de traducciones… todo esto ha contribuido a que nuestra labor misionera-vocacional tuviera sus éxitos y sus frutos. Es de esta manera como trabajamos el tema vocacional, haciendo que las vocaciones nativas tengan su importancia y que los jóvenes candidatos indios se sientan respetados y acogidos, y también ver que su futura labor como Religiosos Hermanos es necesaria y tiene pleno sentido en el seguimiento a Cristo y en el servicio a los demás, en nuestro caso como futuros educadores según nuestro carisma. Es muy hermoso ver cómo jóvenes indios vienen a nuestra casa de formación, tenemos con ellos un campo vocacional que llamamos “Come and See” y, después de visitar a sus familias, los animamos a dar un paso adelante en su discernimiento vocacional. Al principio, muchos jóvenes se unen en la etapa de formación que llamamos Aspirantado; luego son pocos los que se deciden a seguir en el Postulantado y Noviciado. Pero ahí están los formadores y el contacto con las familias de los jóvenes indios, para animar y fortalecer su vocación. Jóvenes interesados en seguir la vocación a la Vida Religiosa o al Sacerdocio hay muchos; pero también hay los que se desaniman, los que no tienen los suficientes medios económicos para la formación, los que están obligados a ayudar a sus propias familias, etc.

Nuestro trabajo como misioneros es también cuidar de estos jóvenes y de su vocación, de la fidelidad al seguimiento de Cristo y del compromiso de trabajo con el Instituto en el campo de la educación y catequesis. El trabajo no es fácil y la formación, tan deseada, muchas veces no es la adecuada. Por nuestra parte, esto exige un cambio de mentalidad –inculturación– y respeto; por parte de las vocaciones nativas indias, una apertura y un conocimiento. Y en ello trabajamos, porque las vocaciones nativas es el futuro de la Iglesia, no solo en la India, sino en la Iglesia Universal.


Como algo más personal, he de contaros que el año pasado, por estas fechas, y a causa de la pandemia y el confinamiento, yo me encontraba en la Casa de Formación del Noviciado, que nosotros tenemos en Eluru (Andhra Pradesh). Las actividades programadas tuvieron que ser reinventadas, especialmente la celebración del Triduo Santo, el Retiro Espiritual de los Novicios y la consiguiente Primera Profesión. No pudimos conseguir un sacerdote para estas actividades, solo para el día de la Primera Profesión. Pues bien, a un servidor le tocó hacer de acólito para las celebraciones del Triduo Santo y también de predicador de Ejercicios, cosa que nunca antes había hecho. A juzgar por los novicios y los Hermanos que había en la Casa de Formación, todo fue muy bien y estuvieron encantados con mis palabras y acciones. La Primera Profesión fue muy familiar, ningún invitado, solo un sacerdote amigo que pudo venir y celebrar la Eucaristía, y yo por delegación del Superior General tuve que recibir los votos religiosos de los futuros Hermanos indios. En fin, el Espíritu Santo fue el motor de todo, yo solo fui un instrumento en las manos de Dios.

Seguimos rezando los unos por los otros, en particular por las vocaciones nativas, sean de donde sean, que mucha falta hacen para que sean ellas mismas las que se encarguen de proclamar el Evangelio de Cristo en los países de misión en donde han nacido.
H. Efraím GN.

slide

  • CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes