• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

Los católicos de Sri Lanka y su vivencia del Año de la Misericordia

OMPRESS-SRI LANKA (12-07-16) La Iglesia de Sri Lanka ha querido vivir en toda su profundidad el Año de la Misericordia y esto se nota en multitud de iniciativas.
El obispo de Chilaw, en el noroeste de este país-isla del Océano Índico, Mons. Balance Mendis, ha pedido a sus sacerdotes que ahorren en la celebración de las fiestas del año litúrgico para ahorrar fondos para los pobres. La diócesis busca que todos tomen conciencia del Año de la Misericordia con programas y actividades en las aldeas y comunidades. De hecho, como explicaba a UCANews el padre Prasad Chaminda, “estamos construyendo 50 casas para gente sin hogar; lo hacemos gracias al apoyo de gente de buena voluntad”.
El padre J. P. Jebaratnam, vicario general de la diócesis de Jaffna, que fue el epicentro de tres décadas de guerra civil, espera que el Año de la Misericordia sirva de ayuda en el proceso de reconciliación de Sri Lanka. Estamos enseñando a los jóvenes “a perdonar y a sanar interiormente”, decía.
El padre Upul Silva, de la diócesis de Kurunegala, uno de los “misioneros de la misericordia” nombrados por el Papa Francisco, declaraba que estaba visitando numerosas comunidades del país para educar a los católicos en la importancia de este año. “El significado de la palabra ‘misericordia’ no lo comprenden plenamente muchos de nuestros católicos”, decía. “Yo enseño que el acto de misericordia de un cristiano viene del propio sacrificio.
Hace poco, Sri Lanka se vio afectada por graves inundaciones y al menos 4.000 casas quedaron dañadas y más de 319.000 personas se vieron desplazadas. Los católicos aprovecharon esta oportunidad para mostrar sus corazones misericordiosos. Comenzaron de inmediato a recoger bienes de primera necesidad como alimentos y medicinas para los afectados. La mayoría de las asociaciones de Iglesia donaron dinero ahorrado de sus peregrinaciones y celebraciones anuales.
Pero no todo han sido actividades ad extra. En la diócesis de Kandy decidieron establecer un equipo de laicos para promocionar el conocimiento de la Biblia. 45 laicos de nueve parroquias se prepararon y establecieron grupos de estudio bíblicos. También en la archidiócesis de Colombo se preparó a laicos de centros educativos tamiles, singaleses e ingleses para educar a catequistas y fieles en la vivencia del Año de la Misericordia. Al final de cada taller, todos se comprometen en alguna actividad, como la visita de enfermos o el acompañamiento de ancianos.
A petición del cardenal Malcolm Ranjith, arzobispo de Colombo, en cada parroquia hay un confesionario abierto 24 horas a quien quiera confesarse. Se ha preparado además un folleto sobre la importancia de la confesión para distribuirlos entre niños y jóvenes. La “Puerta Santa” abierta, tanto en la Basílica de Nuestra Señora en el Santuario de Tewatta como en la catedral de Colombo, ha recibido a peregrinos que quieren vivir plenamente este Año jubilar.

Hace unas semanas, en Tewatta tuvo lugar la celebración de la Jornada de Infancia Misionera. Cerca de 5.000 niños se dieron cita en el santuario. Uno de ellos decía: “Nuestro obispo nos insiste en que andemos esa milla más que pide Cristo, como sus seguidores, para compartir la misericordia como el Padre Celestial”.