• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

DOMUND 2016 "SAL DE TU TIERRA" TESTIMONIO DEL MISIONERO ABULENSE ARTURO DIAZ (AVILA)

"Dios nos pide salir de nuestra tierra, pero para esto hay que divisar con la fe la hermosa y sugestiva tierra que nos pone en el horizonte"


“Sal de tu tierra, de tu patria, y de la casa de tu padre, hacia la tierra que te mostraré” Genesis 12,1.


             Con el lema “Sal de tu tierra” se nos presenta este año la campaña del Domund, invitándonos a oír en nuestro interior esa llamada que le hizo Dios a Abraham a dejarlo  todo para llevar adelante la gran misión que Él le tenía preparada.

            A lo largo de los siglos esta invitación ha movido  a muchos seguir los pasos de Cristo, dejando tras de sí su tierra, padres, amigos….. y predicar el mensaje de salvación en los más diferentes lugares del mundo.

            Mi caso, es ese de muchos ellos y quisiera que con estas letras siga habiendo muchos que puedan dar respuesta a estas desafiantes y gozosas invitaciones que el Señor  nos hace: “Sal de tu tierra”, “ven y sígueme”, “te haré pescador de hombres”, “id por todo el mundo y predicar el evangelio”.

            La historia de una llamada, de una vocación, llena muchas páginas de un libro. Sintetizarla en unas líneas no es tarea fácil, pero haré el intento y pondré lo esencial.

           Nací en Ávila, murallas adentro, cerca de la iglesia de S. Juan. Siempre admiré a los misioneros y lo que la Iglesia hace en tierras de misión. A la edad de 15 años tras unos ejercicios espirituales que hice con el colegio, sentí que Dios me estaba llamando a ser sacerdote. Llevado de ese espíritu misionero entré en los Legionarios de Cristo. Tuve la dicha de formarme en Roma y ser ordenado por S. Juan Pablo II.
           Tras mi ordenación sacerdotal se cumplió ese sueño de ir a tierras de misión. De esta forma he trabajado durante 15 años en Latinoamérica. Uno de mis grandes sueños hechos realidad, ha sido el trabajar con los indios guaraníes en los territorios de Argentina, Paraguay y Brasil.

  Pero Dios no se deja ganar en generosidad, hay que recordar siempre ese 100% que promete a los que le siguen. Así tuve la ocasión de trabajar en lugares como la Patagonia argentina y en la zona austral, Tierra del Fuego. Algo muy grande y emocionante fue llegar a la Antártida, para llevar las indulgencias del Jubileo del Año 2000.
            Como Dios no deja de sorprender, en los últimos tiempos me mandó a Tierra Santa, donde he podido compartir mi vocación con judíos, árabes, peregrinos, en la tierra de la revelación. En lugares santos e insólitos como el Mar de Galilea, desierto de Judea, Sinaí, Nazaret, Jerusalén, Mar Muerto….
            Efectivamente, Dios nos pide salir de nuestra tierra, pero para esto hay que divisar con la fe la hermosa y sugestiva tierra que nos pone en el horizonte. Esto hizo que nuestra gran santa: Santa Teresa, saliera de su casa y fuera al monasterio de la Encarnación y más tarde saliera de este monasterio para fundar S. José y emprender su gran obra.
            Querido lector que estás simples líneas te hagan apreciar lo que supone este: “Sal de tu tierra” y que siempre haya almas buenas y generosas capaces de dar respuesta a esta grandiosa y transcendente invitación.

P. Arturo Díaz lc
Capellán del Monasterio de la Encarnación

Ávila